22.3.18


Se me abalanza
el presente
pero el alma
no puede soportar tanto peso.

Por encima de la losa
acierto a ver
-aunque cabizbaja-
las garras del futuro
acechando
silenciosas
esta ilusión
que reverbera
en mi pulso.