11.5.17

No es un don 
esto que hago 
con mis manos. 
No es sino 
la carencia 
en los labios.

Mis silencios son densos 
porque pesa la resignación; 
cuerpo escuálido lleno de dudas. 
Mírame y dime si se me escapan 
por las pupilas. Mírame y dime 
qué hablan mis ojos. 

Toda una vida 
sin saber pronunciar 
esto que hago con mis manos.